Alice in Wonderland (Alicia en el País de las Maravillas)

Nunca le encontré sentido a Alicia en el País de las Maravillas, lo que recuerdo de las múltiples adaptaciones es a una niña que se encogía y se agrandaba al azar y a una Reina de Corazones de lo más simpática jugando croquet con un pelícano. Tal vez Lewis Carroll nunca quiso que su obra tuviera sentido y sólo quiso plasmar lo que sería un viaje con ácidos en un niño de ocho años.

Tim Burton recoge esa obra, que es un desorden, y trata de darle un hilo, de encajarla en una estructura con inicio, nudo y desenlace y en mi opinión triunfa pero su percepción puede variar considerablemente dependiendo de que tanto recuerde usted de la obra de Carroll y sobre todo de la adaptación animada de Disney.

En esta ocasión Alicia es arrastrada nuevamente al país de las Maravillas por el conejo blanco, un conejo blanco que usa chaleco y un reloj de tren. No sé como sea la educación en la Inglaterra victoriana pero a mi al menos me enseñaron a desconfiar de los desconocidos, sobretodo de los que pueden ser producto de mi imaginación. Alicia no le ve ningún problema a seguir a un conejo blanco y termina cayendo por un hueco al llegar al fondo descubrimos que es la segunda vez que Alicia viaja a la Infratierra lo que convierte a esta película en una especie secuela de la adaptación de Disney y del libro de Carroll incluso si la historia tiene tantas semejanzas a todo lo que hemos visto antes.

Resulta que hay una disputa entre la Reina Roja (Helena Boham Carter), que en mi opinión es el personaje más divertido que he visto en una película por lo menos este año, y su pueblo. Ella usa al Jabberwocky (un dragón) para atemorizarlos y la misión de Alicia es matarlo porque ella es la elegida o algo. La historia no es tan impresionante y resulta predecible pero el final no es lo que importa sino es su ejecución, cada personaje es un deleite, desde la ratona hasta el Sombrerero Loco (Depp) pasando por la Reina Blanca (Anne Hathaway) todos tienen algo que ofrecer y están tan bien logrados que sin importar lo que digan (que no dicen mucho) resulta muy entretenido verlos, para mi la clave del éxito de esta película es el diseño de personajes y las actuaciones de quienes los encarnan, podría durar tres horas viendo a la Reina Roja gritándole a las ranas o pisar cerdos y no me aburriría.

En conclusión una película entretenida por sus personajes no por su historia, una bonita experiencia visual, como un viaje de ácidos supongo.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para evitar

3 respuestas

  1. ke flojera leerlo y kreo ke es lo ke no buscaba -.-!

  2. putos todos menos yoo jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: