Män som hatar kvinnor (Millenium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres)

¿No podría alguien que es capaz de vaciar una cuenta en el extranjero de un multimillonario famoso sacar dinero de su propia cuenta sin tener que chuparle algo a alguien? eso es un momento de los que yo llamo “lógica tardía”, la pregunta me asaltó mientras abría la puerta de mi casa casi una hora después de salir de cine. De algo estoy seguro, una película que sobreviva en mi subconsciente por una hora es una película que merece ser vista.

Millenium 1 es una historia de suspenso, como esas de Agatha Christie donde el asesino siempre era el mayordomo (no sé si era siempre el mayordomo pero todo el mundo parece inculparlo de primero) y tiene todos los elementos que una película del estilo debería tener, yo no los llamaría clichés sino recursos argumentales: hay fotos en las paredes, pesquisas en diarios viejos, revisiones de carpetas AZ con cuentas contables, manipulación de fotografías, mapas con puntos marcados, villanos que monologan sobre sus crímenes con el héroe amarrado y uno que se agregó recientemente a la larga lista de “recursos argumentales” de las películas de suspenso: consultas en Google y pese a que los usa directamente y a pesar de que hemos visto las mismas situaciones en cientos de películas, Millenium 1 se las arregla para sorprender, para engancharnos a la silla y no soltarnos hasta que se ate el último hilo de la historia.

La historia nos introduce primero a Henrik Vanger, un anciano que recibe, como todos los años, una flor enmarcada. Corta a un juicio que se realiza a un periodista, Mikael Blomkvist,  por difamación y calumnia sobre un empresario millonario, la sentencia: 3 meses de cárcel y una multa. Descubrimos después que el periodista es seguido por una joven gótica, Lisbeth Salander, que le toma fotos y se las muestra en forma de reporte a otro anciano. A partir de ese momento se cuentan dos historias en paralelo; la primera la de la joven gótica que tiene que resolver ciertos asuntos con su tutor, por tutor me refiero a un vigilante de conducta por libertad condicional supongo de algún centro de reclusión psiquiátrico y por “ciertos asuntos” me refiero, obviamente, a episodios repetidos de violencia sexual explícita. La segunda la del periodista en su último trabajo antes de ir a prisión, que consiste en encontrar pistas sobre la misteriosa desaparición de la sobrina de Henrik hace 40 años. Eventualmente ambas historias se encuentran.

Es necesario hacer un par de recomendaciones, primero hay que prestar atención a los nombres, no va a ser fácil porque son nombres suecos, hubiera agradecido que se llamaran Oskar o Eli como en la última película sueca que vi, pero no, aquí son nombre más complicados y los usan casi siempre con apellido. ¿porqué es importante? para que cuando descubran pistas que involucran a Pepito Pérez en la desaparición uno no se pregunte ¿quien?. Segundo, hay que ir preparado para ver violencia de género explícita, no me pareció excesivamente fuerte pero podría tocar algunas fibras.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para ver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: