El Secreto de sus Ojos

Al contrario de la mayoria de películas, El Secreto de sus Ojos, condimenta una historia de amor con una historia de crimen y no al revés. Por eso triunfa, porque la química entre los protagonistas, las miradas sobre todo, ese deseo oculto de cruzar la línea de lo prohibido y dejarse llevar por el deseo es paláble en cada escena donde están juntos. Casi que la violencia y lo injusto del mundo pasa desapercibido cuando en el primer plano se ponen de manifiesto los sentimientos de una mujer seria, exitosa profesionalmente pero con la premura del reloj biológico que no da tregua, cómo Irene y los deseos escondidos de un hombre, Espósito, con principios éticos claros pero con una vida en desorden, cortesia de sus propios miedos y de la responsabilidad que se adjudica de velar por una relación ajena: la de sus amigo Pablo Sandoval y su esposa.

La historia comienza con un reencuentro y una primera mirada al pasado, al día en el que ambos se conocen. Desde ese momento, desde la presentación misma se manifiestan al menos los sentimientos de él por ella, después de vuelta al presente, la confesión de querer escribir un libro, “pero si no sos escritor”, le responde ella con la incredulidad propia de la realidad, y es que la película se fija hasta en los más mínimos detalles ¿porqué Espósito no podría ser un gran escritor de entrada y sin más preguntas? porque así no son los seres humanos, alguien que se pasa toda su vida escribiendo memorandos no se convierte por arte de magia en un escritor con talento aunque así suceda en muchísimas películas, ¿cuantas veces nos hemos encontrados con personajes que viven de escribir y que ni siquiera saben hablar? en fin, esos pequeños detalles enriquecen la narrativa
y le entregan al espectador una historia en la que puede creer, tiempo más adelante Morales nos entrega una linea memorable al respecto: al leer un borrador de la novela de Espósito les dice casi que con crueldad: “Esto tenés que mejorarlo, parece un memorando largo”. El tema que Espósito quiere usar en su novela es un caso que él mismo llevó en los setentas: la esposa de Morales, un trabajador de banco, había sido violada y brutalmente asesinada. Después de darle vuelta al asunto, tal como en la vida real, el principal sospechoso se encuentra por casualidad -por ingenio del investigador dirán otros- y comienza la cacería.

La película está llena de pequeños momentos que la hacen una experiencia inolvidable: la manía de cerrar la puerta cuando se tratan asuntos “privados” en la oficina de Irene, la hilarante forma de contestar el teléfono de Sandoval, la entrevista sacada de un cuento de Fontanarrosa donde de memoria se discuten formaciones de equipos de fútbol – Racing en este caso, Central en los cuentos – en un bar oscuro, la perseverancia de Morales, una impecable escena en un ascensor ejemplo de lo que Alfred Hitchcok llamaba suspenso y sobre todo una escena para la inmortalidad del Estadio Presidente Juan Domingo Perón de la ciudad de Avellaneda hogar el Racing Club de Argentina, una toma que seguramente los dejará con la boca abierta y que entra directamente a la historia del cine Latinoamericano como una de las mejores escenas filmadas.

Lamentablemente no todo es perfecto aunque las imperfecciones se perdonan. En una película donde la historia, los personajes y las situaciones relucen por su cercanía con la realidad se peca al culminar con un final, que si bien es preciso, exige nuestra credulidad al máximo. Igualmente, algunas situaciones pueden resultar cursis para quien no gustan del romance. Con todo y eso, El Secreto de sus Ojos es una experiencia maravillosa y muy recomendada, no por nada ganó el Oscar a mejor película extranjera.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para ver

2 respuestas

  1. el nuevo fondo de este blog apesta, no se ven las letras del menú. Convoco a todos los lectores de este blog a que hagamos un grupo de tantos en facebook que se llame “Vuelve al blog clásico de Victor si te agregas y envías 50 invitaciones a tus amigos”. He dicho XD

  2. Pero vos que pensás de la vida pibeh??? el secretos de sus ojos no es de romance, pelotudo!!! anda a cagar Viticor… sos un salame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: