Karate Kid – 2010

Con Karate Kid usted tiene la ventaja de saber si le va a gustar o no la película gracias a la magia de la genética, ¿le gusta Will Smith como actor?¿Creé que Hombres de Negro es una película imperdible?¿se reía como yo del Principe del Rap? si la respuesta es si a alguna de las preguntas Karate Kid le va a gustar porque Jaden es idéntico a su padre, el personaje que interpreta (Dre Parker) es un poco el Principe del Rap.

Karate Kid es cómo uno de esos especiales de los dibujos animados en los que se nos muestra como vivían de niños – o en el caso de Aventuras en Pañales, cómo vivirían de adultos – los personajes de la seríe. Cada uno de las gestos del joven Dre recuerdan al Príncipe del Rap: sus movimientos, su ego inflado, las situaciones inverosímiles clásicas del argumento del “pez fuera del agua” en las que se ve envuelto. Eso si, extrañé el cabezote inolvidable del Príncipe del Rap, con eso y sin el drama innecesario Karate Kid hubiera sido un spin off perfecto. Yo creo que la escena que más me recordó al joven de Filadelfia que se ve obligado a mudarse con sus tíos en Belair es en la que Dre le regala un CD de mezclas a la chinita de sus ojos: un momento intrascendente de la película que seguro les arrancará una sonrisa.

Más allá de los jalones a la nostalgía de la película, no sólo por el Principe del Rap sino por la original Karate Kid, la película resulta demasiado defectuosa, principalmente porque trata de adornarse con argumentos que no cuajan; es defectuosa porque no cocina sus personaje, los saca de la nevera, los descongela un poco, pero los deja podrir en el planchón. Sólo Dre llega a la estufa y cumple con el propósito de trasmitir un personaje y es uno que así como despierta simpatía puede despertar odios, el resto quedan olvidados en la trama: la mamá es una mamá increíble, escrita de forma mediocre, ¿qué espera uno de una mamá de cine? lo mínimo es que se preocupe por sus hijos, que sea una loba cuidando de sus lobeznos, a no ser que la linea argumental exija que sea todo lo contrario. Karate Kid exigía una mamá ausente pero preocupada, pero falla en cada uno de esos aspectos, no sólo es ausente, ella parece estar procurándose un aborto tardío, doce años tardío. ¿Cómo más se explica que una mujer deje a su hijo de doce años ir a buscar a un conserje en un país desconocido en el que ni siquiera saber como saludar? por Dios santo, no sólo eso, el niño lo busca, lo encuentra, y se a va a jugar al parque tranquilo al llegar al apartamento muchas horas después uno esperaría a una mamá pegada al techo pensando “lo envíe por el conserje hace medio día y no sé nada de él” pero no, él llega y la encuentra dormida y no creo que sea confianza en las habilidades de defensa de su hijo lo que le procura un saludable sueño. Hablando de descuidos, se introduce a un niño presuntamente francés que se hace amigo de Dre y que desaparece durante la historia, crean un interés amoroso que se queda a medias, con una historia de fondo que involucra un violín -siempre es un violín- y una audición que no sabemos como termina, introducen a un maestro de Kung-fu con un clarísimo trastorno obsesivo compulsivo que se cura como se cura una gripa e introducen a un villano que cambia de parecer sin razón aparente.

Es tan defectuosa que pese a desarrollar la historia en un país ajeno -y que eso precisamente aclimate el argumento- se las arregla para que todos los foráneos sean bilingües: los niños son bilingües, los cocineros, los conserjes, todos. no sé si es un problema del doblaje y en la versión original haya más parlamento en Chino, pero en la única versión que nos llegó a Colombia todos los personajes se asumen bilingües, incluso el torneo de Kung fu en el climax de la película que se lleva acabo en un estadio atestado de Chinos, es trasmitido, comentado y narrado en perfecto español. Y curiosamente el que peor español habla en el doblaje es quien precisamente debería manejarlo mejor. En una escena que refleja un descuido total de la distribuidora por su público latino, Dre repite cual Tarzán perdido “Yo odio aqui” tres veces. ¿Qué significa “yo odio aqui”?¿lo escuché mal y la línea era “Yo odio a Ki”? si es así ¿quién es Ki?¿otro personaje que se quedó en la nevera?¿un chino aleatorio?¿un viejo enemigo? En fin una película defectuosa.

Pero a parte de todas esas fallas, la película logra entretener por razones distintas a las del buen cine, entretiene porque su historia es de fácil digestión, porque sus coreografías están muy bien ejecutadas, porque tiene al siempre simpático Jackie Chan y sobre todo porque fue filmada en China: es un deleite cada calle, la villa olímpica, la muralla, los templos. Lo mejor de la película es sin duda alguna China, así todos en China sepan Español, Karate y parezcan la misma persona.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para evitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: