Shrek for ever after (Shrek para siempre)

Yo entiendo las necesidades de los codiciosos productores de Hollywood, si se crea un producto es necesario exprimirlo. Los personajes que nos entretienen en una sala de cine no nos pertenecen por más que así lo queramos, pedirle a Dreamworks que no explote la imagen de Shrek para sacar el máximo provechó sería como pedirle a Coca-Cola que no experimente con nuevos sabores en sus gaseosas. Lo que pasó con Shrek tercero fue un insulto, un producto mediocre que se presenta al público sin ninguna vergüenza es el peor acto del comerciante y ojala hubiera sido la indiferencia la moneda con la que se pagara ese tipo de desaguisado. Pero no. Shrek tercero gozó de un recibimiento tal que lo único que logro fue condimentar más la ofensa. Abandonó las salas de cines como una de las más exitosas de todos los tiempos, y se fue impune como otras tantas que exprimen nuestros bolsillos a cambio de basura. Mi recomendación hubiera sido no darle un peso nunca más a Dreamworks por irrespetar al público, pero soy débil: me gusta el cine y no tenía nada más que ver.

Si creémos lo que los productores han dicho, Shrek para siempre debería ser la última entrega, al menos en pantalla gigante, del ogro verde y eso cómo fanático de la serie no puede menos que alegrarme. Con nueve años encima y cuatro películas Shrek ya luce cansado, y aunque esta última entrega es mucho mejor de lo que esperaba no se debería dejar escapar la oportunidad para que Shrek se retire de los reflectores en un punto alto y muera con dignidad.

La historia recupera la magia de las dos primeras e ignora totalmente la tercera parte. Se usa la misma fórmula que dio buen resultado al principio: referencias a cuentos de hadas, y una maldición cuya contra es un beso del verdadero amor. Esta vez Shrek decide firmar un contrato con el malvado Rumpelstiltskin -Rumpel para los amigos- que le permitiría ser un ogro de nuevo: asustar gente, comer porquerías, lejos de las responsabilidades que ser padre acarrea. Obviamente todo sale mal y Shrek debe volver todo a la normalidad besando a una Fiona que no lo conoce, ni lo ama. Más allá de lo cómoda que resulta una historia familiar con una fórmula para el éxito, lo que produce una sensación de satisfacción una vez ruedan los créditos es el manejo de personajes durante la historia: el burro vuelve a ser el burro, Shrek se parece más a Homero Simpson, el gato con botas convence de nuevo, Fiona muestra una nueva cara lejos de la damisela en peligro a la que estabamos acostumbrados y los nuevos son muy interesantes: Rumpel es hilarante y convincente y el baile hubiera sido insoportable sino fuera por las melodías del flautista.

Tiene unos peros enormes, los chistes siguen siendo los mismos que en el 2001 pero por fortuna esta vez la historía nos rescata del tedio, aunque no es perfecta, si consigue reterner nuestro interés durante lo que dura la película. Los mejores momentos de la cinta siguen siendo propiedad de Pinocho y del Hombre de Masapán, el primero luchando para convertirse en un niño de verdad y el segundo convertido en un temible gladiador.

En un punto aparte, para algunos Rumpel puede resultar incómodamente similar a Sindrome de Los increíbles, el parecido es evidente, no tanto por su aspecto pero si por sus movimientos y expresiones. A los más fanáticos de Pixar podría resultarles un punto de no retorno para darle la bienvenida al odio, yo en cambio agradezco que hayan copiado algo de Pixar, ojala hubiera sido alguna de sus historias o los sentimientos que una película de Pixar logra trasmitir, pero empezar por los rasgos de algún personaje es un buen comienzo. Si Dreamwork no puede hacer algo original y bueno (que si puede, Como entrenar a tu Dragón es un ejemplo de ello) yo les agradezco que es vez de jugársela por una película como El Espanta tiburones intenten copiar algo de quienes si saben como hacer una película.

Me siento un poco culpable por haber ido a ver Shrek después de prometer no darles un peso más luego del escupitajo de la tercera parte, pero al menos la culpa no es completa: no les pague la función en 3D sino la clásica de 35mm. Diría que fue un empate.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para evitar

4 respuestas

  1. No se le hizo que fue demasiado corta? En fin tiene sus cosas chistosas xD

  2. me gusto mmuxoo la parte donde pelearon ,,, yy una cancion romatica… se escuxo pero nose que cancion es .. pero esta muy buena … y despues fiona … le bendo la mano .. muy buena

  3. Yo también me siento ofendido, ofensa es con ese, no zeta.

  4. Ok. Buena reseña, buenos comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: