The Road (La Carretera)

Nada mejor que una película bien hecha para quitar el mal sabor de boca de las mediocres producciones nacionales, La Carretera es un digno retrato de la miseria humana, distinto de otros tantos (Infectados se me ocurre) por la química desencarnada entre los protagonistas y la excelente representación de la relación entre un hijo y su padre.

La historia nos centra en el fin del mundo, por culpa de algún cataclismo la tierra ya no es lo que era: la vida vegetal está destruida y no hay animales a excepción de insectos. La gente se aísla en grupos, los más optan por el suicidio, otros por formar pandillas de caníbales y nuestros protagonistas -un hijo y su padre- optan por recorrer el mundo buscando mantenerse vivos otro día, buscando que comer y compartiendo sus necesidades. Cada uno se sabe necesario en la vida del otro, el Padre (Viggo Mortensen) se siente enfermo y sabe que su hijo debe ‘educarse’ para mantenerse vivo en el mundo que le tocó, el Hijo se preocupa más por permanecer siendo ‘bueno’, por no entrar nunca a la categoría de los ‘malos’ que andan en el mundo cazando a otras personas. Ambos recorren la carretera inmensa de lo que quedó del mundo, siempre hacia al sur, atrás sus recuerdos adelante la esperanza de una muerte digna.

La muerte juega un papel importante en la narración de la historia pese a ser una historia de supervivencia. La primera lección que el Padre le enseña al Hijo es como tirar del gatillo de su revólver para que una bala acabe con su vida, así de importante es la muerte: el único privilegio que les queda como humanos es el poder decidir en que momento y como se muere. El Padre sufre porque su esposa (Charlize Theron) tomó la decisión hace tiempo ya y él no la quiso acompañar.

La película está muy bien realizada, mezcla con eficiencia momentos de suspenso, drama y porque no, acción y adorna todo con un componente de moralidad que le da un tinte de fábula. El único pero grande que le veo a la película es que por instantes parece un comercial. Así como suena, durante un par de escenas, la música incidental, la interacción de los personajes y el dialogo parecerían jugar para convertir en protagonista a una lata de Coca Cola o a un paquete de Chitos. Por lo demás creo que todo funciona de maravilla y es una de las más sólidas experiencias cinematográficas que nos podemos encontrar en este instante en la cartelera.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para ver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: