Camino

Camino es la historia de una drama visto desde tres perspectivas distintas. Un drama de los peores imaginables: la agonía de un hijo. La madre ve el cáncer de su hija como un propósito de Dios, casi que como un regalo, ¿sufre por ello? claro que sí, como cualquier madre lo haría, pero los caminos del Señor son misteriosos y ella, consciente de su ignorancia de los designios divinos, agradece a diario por la enfermedad de su hija. Su padre, sufre de manera más íntima, se le nota inconforme y molesto por la actitud de su esposa, definitivamente su fe no da como para agradecer un cáncer. Y ella, Camino, afronta su muerte de la mejor manera posible, atrapada entre las bendiciones de su madre y los dilemas propios de su situación, ¿si Dios es bueno y todo lo puede porque no me cura? la respuesta es porque Dios no existe, pero para quien toda su vida fue criada entre dogmas de fe esta situación crea un conflicto injusto, inapropiado, cuando el dolor del cáncer no da tregua.

camino netflix

La película es perversa, no que sea mala o esté mal hecha, sino que es cruel a límites casi exagerados. El director, Javier Fesser, usa un tono de sarcasmo delicioso y entretenido incluso cuando el tema es tan delicado como el cáncer de un niño y eso a todas luces puede resultar increíblemente cruel. La idea de la película es sentar una posición de crítica contra la Iglesia Católica, en especial contra su posición en el caso de Alexia González-Barros, la niña en cuya historia se inspira la película; Sí vivía en una familia católica recalcitrante, sí estuvo enferma de cáncer y murió después de una terrible agonía y sí, la Iglesia Católica quiere beatificarla. Pero gran parte de la película son concesiones en pro del espectáculo y concesiones sobre todo para vender una postura atea sobre el mismo hecho. No es que la posición de Fesser este errada, sólo que la manipulación que hace de las condiciones en las que murió Alexia (condiciones narradas por el Opus Dei cabe aclarar) luce descarada y ofensiva, a mi la película me pareció una joya, una obra maestra de una genialidad sorprendente, pero dudo mucho que la opinión de la familia que vio morir a su hija en tan terribles condiciones sea la misma, dudo mucho incluso que la opinión de un creyente (la gran mayoría de personas en este mundo de locos) sea la misma.

Centrémonos un momento en lo que es la película no en lo que cuenta. La película es narrada a manera de cuento de hadas, uno retorcido y macabro, el tono de la película comienza siendo empalagoso y ridículo, las actuaciones y los diálogos colaboran en crear una atmósfera que recuerda esas animaciones viejísimas de Disney en donde todo es perfecto y alegre, sobre todo recuerda a los finales felices donde todo sale bien, donde los personajes en vez de caminar bailan y donde toda la vida parece funcionar de acuerdo a los planes de los protagonistas. Entonces a la princesa del cuento le da cáncer. El tono de película se empieza a tornar más oscuro, dramático, desesperado y frenético. Las alucinaciones, que al principio ocurrían durante el sueño de la protagonista, ahora ocurren durante las desesperadas horas de agonía y empiezan a mezclarse con la dura realidad. Dos historias suceden al tiempo, la primera la de la niña mártir que ofrece su sufrimiento a Jesús y a su Iglesia, la otra la de la niña enamorada que entre sueños de agonía declara su amor a Jesús, el hijo de la señora que venden pasteles de nata. Lo que su madre, los médicos y los curas que la visitan al hospital escuchan de sus labios es un amor profundo, casi que santo, hacia Jesús. Lo que no saben es a que Jesús se refiere Camino. ¿no es eso un giro de lo más cruel?

Puede que Camino sea una película magistral, como se lo reconocen todos los Goya que ganó, pero es muy difícil recomendarla. Véala si lo suyo es el sarcasmo ácido y la crítica atrevida y sin vergüenza a todo lo que toque la Iglesia Católica. Si no, evítese el drama.

 

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para ver

1 respuesta

  1. Conocí y traté mucho a Moncha y a Paco, los padres de Alexia, y puedo certificar que Camino es una pelicula que busca hacer daño.

    Es triste que los hermanos de Alexia, que padecieron la muerte de una hermana pequeña, tengan que soportar ahora que un cineasta, que no se puso de acuerdo con ellos en ningún momento, ofenda la memoria de sus padres ridiculizándole.
    Fesser ridiculiza todo lo que no comparte: la fe, la religión… se burla de los santos jóvenes como Santa teresita de Lisieux; da una visión del opus que no tiene que ver con la realidad, y sobre todo, hace negocio con el dolor ajeno.

    Eso hace que sea, además de una peñícula triste, una película ácida y mentirosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: