Sucker Punch

Colegialas con problemas mentales usando rifles contra steampunk zombies. Sucker Punch es una excusa de película para hacer realidad la anterior frase. Y no sólo eso, no, también es una excusa de película para poder ver a las mismas colegialas contra dragones, robots y orcos. Sucker Punch es además un homenaje visualmente atractivo al anime y a los juegos de video; pretencioso, confuso y machista como el primero y argumentalmente inconexo como los segundos. Obvio de ese homenaje no puede salir nada bueno, así no haya nada que suene más atrayente que colegias versus zombies.

sucker punch

Pretencioso porque quiere parecer una película diferente, profunda, complicada. Como el híper-musculoso idiota de gimnasio que carga un libro bajo el brazo para parecer inteligente. Confuso porque en su afán de parecer interesante desgasta un guion repleto de problemas y deja un montón de dudas sin resolver. Machista porque en su afán de empoderar a las mujeres las termina volviendo símbolos sexuales, sí claro, You go girl! pero ¿podrías usar minifalda y escote por si algún hombre está mirando? Y argumentalmente inconexa porque bueno, es una película donde el mismo grupo se enfrenta a zombies nazis, dragones medievales y robots. ¿Qué manera existe para hacer que eso conecte?

La historia va más o menos así, Babydoll (porque las protagonistas no tienen nombre sino apodos de prostitutas. You Go Girl!) es una joven que al perder a su madre queda en manos de un padrastro abusivo. Por intentar defenderse asesina, en cámara lenta y con Sweet Dreams de fondo, a su hermana pequeña, motivo por el cual la programan para una lobotomía en una institución mental femenina (¿anorexia anyone?) y su medio de escape, su “happy place” es, juro por Dios que no miento, un cabaret donde todas son explotadas sexualmente. Vaya forma de escapar de la realidad. En su “happy place” BabyDoll tiene poderes bailables que hipnotizan a los hombres y los utiliza para conseguir una lista de ítems que la ayudarían a escapar (¿del manicomio, del cabaret?). Mientras ella baila, se escapa a otro “happy place” donde ella y sus amigas usan armas pesadas, mechas y espadas samurái contra zombies, dragones y robots.

Como la mayoría de animes y videojuegos su único punto a favor es verse bien, incluso resulta frustrante no hacerse dueño de la acción como en un videojuego cualquiera. Uno sentado en la sala de cine se siente como viendo a su hermano jugar PlayStation sin intensión de soltar el control. Y eso, junto con tener hambre mientras preparan una oblea, es una de las más frustrantes experiencias de la vida. Los zombies, los robots, los dragones, las colegialas con espadas samurái me llaman tanto la atención como a cualquier ingeniero de sistemas en su veintes, pero señor Zack Snyder, ya no tengo trece años, ¿podría condimentarme todo eso con algo que realmente valga la pena ver?


Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para evitar

4 respuestas

  1. Estoy de acuerdo con la reseña, a pesar de los errores de ortografía, las letras desaparecidas y los problemas de redacción. Hay que escribir sin tanto afán.

  2. A mi me parecio buena, las viejas echando bala estaban ricas, no la entendi pero le pongo cien

  3. Buena Calificacion

  4. exceso de cámara lenta, exceso de contraste, nada se conecta con nada… Zack Snyder hizo su sueño… que vuelva el de Watchmen 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: