Mr. Popper’s Penguins (Los Pingüinos de papá)

A menos que de repente se ponga de moda regalar pingüinos como macota, Los Pingüinos de Papá, resulta una película sin ningún propósito; su historia es un reciclaje cuidado de todos los clichés posibles del género familiar sólo que sin razón aparente todo el sin sentido se complementa con un grupo de pingüinos.

El Señor Popper (Jim Carrey) es un abogado exitoso que se encuentra en la cumbre de su carrera pero que está atravesando una separación y una relación difícil con sus dos hijos. Su padre, un aventurero, le deja como herencia un pingüino vivo y él al querer devolverlo ordena por error que le traigan cinco pingüinos más, porque todos sabemos que un sólo pingüino no funcionaría. Ahora, evidentemente, la relación con sus hijos y su esposa mejora porque no es lo mismo un abogado preocupado por su carrera que un abogado a punto de ser despedido con un montón de pingüinos mantenidos ilegalmente como mascotas, ¿cierto? el papá ideal.

En la película nada parece encajar donde debe, la historia de reconciliación familiar ya nos la sabemos de memoria, pero ¿donde encajan los pingüinos, el restaurante que el señor Popper quiere comprar o la manía de usar mucho la p de la señorita Pipi, la secretaria del señor Popper?¿eso donde encaja? en ningún lado, pues al final lo único que queda es una familia unida nuevamente por la fuerza criminal de mantener en cautiverio especies salvajes, sin restaurante, sin carrera supongo y sin pingüinos.

Jim Carrey intenta resultar carismático pero este no es el tono ni el tipo de película donde él resulta brillar ni por su comedia, ni por sus calidades dramáticas. Este es preciso el tipo de película donde Jim Carrey está condenado a ser la sombra de un grupo de pingüinos animados por computador. Un total desaire para aquellos que vayan a ver la película porque les gusta Jim Carrey.

El único público al que podría recomendar ver los Pingüinos de Papá es a aquellos padres que sepan que responder cuando sus niños les increpen con un incesante, “papi, ¿me compras un pingüino?”.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para evitar

2 respuestas

  1. Esa es la idea una mezcla de ficción y comedia. Muy entretenida. Película muy recomendable. SI quieres ver la trama en su profundidad, se rescata el amor de familia, la tradición y protección de los animales. Crítica de un humilde servidor que ha visto más de mil films. Saludos. Por cierto Ps Poppers es un vendedor de bienes raices.

  2. luego Mr Poppers no es un vendedor o comprador de edificios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: