Todos tus Muertos

Todos Tus Muertos es un retrato técnicamente impreciso de una realidad que supera la ficción, donde una pila de muertos apenas y hacen mella en la cotidianidad de un país insensible.

Todos tus muertos es la historia de Salvador un campesino que se topa en su quehacer diario con una pila de muertos abandonada en su sembradío de maíz. Después de avisar a las autoridades competentes, el alcalde y la policía, la historia deviene en el destino que se le debe dar a los cuerpos, primando siempre que por tratarse de fechas de elecciones no se debe hacer mucho ruido. Aunque el mensaje de la película resulta poderoso, directo y bien armado la ejecución de la idea parece querer alejarnos de la historia y provocarnos incomodidad, casi que parece que Carlos Moreno, su director, hiciera todo lo posible para que nadie viera entera su película. Primero nos congestiona con una escena de cama larguísima y mal hecha, que resulta, utilizando los mejores términos, indigerible y desagradable y luego no pasa nada que nos quite el mal sabor de boca durante casi una hora, el ritmo se torna lento y escenas inoficiosas, cargadas de simbolismos egoistas, se siguen una a una llevando al espectador a un estado que raya en el desespero. Y no es solamente que las escenas del primer acto sean inoficiosas y no aporten nada a la historia, sino que además están mal filmadas: las que no se toman desde muy abajo están o muy cerca o desenfocadas y siempre con la cámara moviéndose como si el camarógrafo fuera el más entusiasta maraquero.

Pero entonces, cerca de la mitad de la película, Álvaro Rodríguez (El campesino), John Alex Castillo (el policía), Jorge Herrera (el alcalde) y Harold Devasten (el comandante de la policía) salvan la patria con un grupo de personajes carismáticos que le dan a la historia el giro de interés que hacía falta. Ellos y los muertos resultan un mecanismo de narración importantísimo e interesante que salva la película del tedio en el que estaba sumida. Los otros protagonistas apenas y se notan pero todas las actuaciones son precisas.

Al final el mensaje es claro y por mucho sobrepasa las limitaciones de la película. Carlos Moreno con un enfoque mucho menos violento que en Perro come Perro, logra de nuevo regalar una visión cruda, veraz y entretenida de nuestra realidad.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para ver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: