Crítica de The Artist (El Artista)

Más que un homenaje a la época dorada de Hollywood, El Artista es un regaño, un desafío a los directores de hoy que con cualquier cantidad de recursos a su alcance son incapaces de construir una historia sólida y entretenida.

El Artista es una película muda en blanco y negro, es una obra de meta ficción sobre la evolución del cine y de cómo quién no cambia está condenado al ostracismo, es también un reencuentro con el arte de contar historias, con el arte de actuar, con el arte de trasmitir con imágenes los sentimientos de un personaje. Es una obra de arte en toda la magnitud de la palabra.

Las actuaciones de Jean Dujardin y Bérénice Bejo son magníficas, encantan y enamoran sin decir una sóla palabra. Un ejemplo único de un talento cada vez más escaso, el desarrollo de historia es tan simple que es imposible perderse, enredarse o desinteresarse en algún paseje, la historia está muy bien contanda, puede que resulte simple pero no sólo es la historia de cómo George Valentin, un actor de cine mudo, debe adaptarse al cine hablado, es la historia de como en décadas de avances tecnológicos al cine se le olvidó contar historias ¿Qué excusa tienen los directores de hoy para las porquerías que llamamos películas? Michel Hazanavicius, sin diálogo, sin color, fue capaz de crear una película, un drama, una comedia, que está a años luz de muchas de las producciones de hoy en día en cuanto a calidad artística y a factor de entretenimiento.

Muchos pueden caer en el error de creer que El Artista es tan aplaudida por mero esnobismo, por la pura creencia (errada) de que todo pasado fue mejor. No, El Artista es tan apludida porque es sencillamente una obra de arte, un ejemplo de lo que en esencia es el cine, de lo que debería ser el cine: tomas precisas, buenas historias, buenos actores, buena dirección. Nos estamos dejando embaucar y El Artista es un bofetón en ese sentido, no necesitamos películas ruidosas llenas de efectos y colores, necesitamos buenas historias. Necesitamos un compromiso con el arte de hacer cine, necesitamos ponerle corazón a las historias que contamos. Necesitamos dejar de consumir tanta basura por Dios.

Aquí en Colombia no existe la costumbre ni de abuchear ni de aplaudir una película, pero nunca antes me habían dado tantas ganas de pararme del puesto al rodar los créditos y aplaudir. De dar gracias de alguna manera por poder ser testigo de algo tan simple y que a la vez dice tanto sobre uno de mis pasatiempos favoritos.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, Para ver

2 respuestas

  1. Siendo fan del scifi y amante de los efectos y el color, esta peli es un descanso para mis ojos pero perfecta, las actuaciones y la química entre los actores es un gusto de ver, no mencionaste nada del perro y la “actuación” de este aparte de divertida, importante, sin él no se abría salvado aa..aaa

    Salí con una duda de la peli y es cuando se queman todas sus pelis es coincidencia que la única que se salvara fuera la de Peppy o el amor hacía ella hizo que buscara esa XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: