Documentales como género de ficción

Esta entrada contiene spoilers sobre el documental Searching for Sugar Man, si no lo ha visto y lo quiere ver, no siga leyendo. 

El pasado martes me vi Searching for Sugar Man, ganadora del premio a Mejor Documental en la pasada entrega de los Oscar. Salí de la sala convencido de una historia increíble y hermosa: un músico que no triunfa en su tierra es descubierto por la adolescencia rebelde de Sudáfrica y lo convierten en ídolo.

sugar man

La historia del documental está narrada de forma brillante, tal vez por eso el premio. Las entrevistas, los personajes, los hechos, todo cuadra de forma perfecta para contar una historia asombrosa del desamparado que consigue una fama insospechada. Pero esa historia que de forma tan brillante nos cuenta Malik Bendjelloul ¿si sucedió en realidad?

La respuesta es: más o menos. En el estricto sentido de los hechos, todo lo que dice el documental sobre Rodriguez (el músico protagonista de la historia) es verdad, pero a la luz de la realidad todo el mensaje que el director quería transmitir pierde fuerza cuando se tienen en consideración algunos aspectos que el documental no narra. Por ejemplo, sí es cierto que Rodriguez no triunfó en EEUU, pero tuvo un éxito bastante decente en otras partes del mundo además de en Sudafrica, por ejemplo en Australia realizó varias giras a comienzos de los ochentas y lanzó otro álbum además de los dos que menciona el documental: Rodriguez Live, un compilado en vivo.

Yo entiendo la decisión del director de dejar por fuera estos detalles. La historia hubiera pasado de ser la de un músico ignorado en su tierra re descubierto en otro lado del mundo a la de un one hit wonder que antes de morir realiza una última gira en algún rincón del planeta. Hubiese pasado de ser una historia memorable a un capítulo cualquiera de Behind the music. Lo que si debemos criticar es que se venda esta historia como un documental. Un documental es una visión de la realidad, es una presentación de algo que sucedió o está sucediendo a través de hechos verificables e  incontrovertibles. Tomar un hecho real y presentarlo como un editorial, escondiendo datos o manipulando hechos para que se ajusten a mi forma de ver el mundo o para que se ajusten a la historia que quiero contar no es hacer un documental, es mentir.

No hay nada peor que un mal documental, en este caso la historia convence y conmueve y cómo les dije antes el director de Sugar man apenas pecó por esconder algunos datos que hubiesen contaminado su visión de la historia de Rodriguez en Sudáfrica, pero hay que tener cuidado cuando vamos a ver documentales, no podemos confiar en que porque un relato se presente como un documental tenga que ser cierto. Lamentablemente no podemos confiar en la ética de un realizador para formarnos una opinión. En este caso solo bastó una pequeña búsqueda en Google para verificar la información del documental, así deberíamos hacer con cada cosa que veamos que quiera convencernos de algún punto de vista en particular.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, La vida, el universo y todo lo demás, Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: