Señora, deje a su niño en la casa.

Después de un día extenuante de trabajo y estudio decidí ir a cine para nivelar mis chacras y despejar un poco la mente, al llegar al concurrido cine entré a una película cualquiera que escogí porque era la que empezaba más pronto y ya dentro de la sala notó que me toca sentarme justo al lado de un niño de aproximadamente de 10 años y de su madre.

No se por qué extraña razón siempre termino viendo las segundas partes sin ver las primeras, esta vez le tocó el turno a Kick Ass 2, no pretendo criticar la película porque no es mi género, pero es muy fastidioso tener a un niño de esa edad riéndose a carcajadas mientras descuartizan personas, hay sexo explícito, dicen groserías y hay sangre a lo Tarantino. Lo peor del cuento no es solo el culicagado risueño sino su madre traductora quien le explicaba con amor los que sucedía en pantalla; “comerse el pito es igual a comerse las bolitas”; “ese muchacho se está masturbando”; “esas son bolitas chinas que usan las parejas cuando tienen cariños” y un sin fin de explicaciones que no me dejaron ver la película en paz y que me llevaron a pensar hasta donde llega la responsabilidad de un padre por intentar guardar la inocencia de un hijo o en su defecto si ya él bebe sabe del mundo cerrar la brecha entre ser un padre y ser un amigo alcahueta.

2013_kick_ass_2-wide

Me pregunto si solo porque el mundo ya es algo corrupto y los niños tienen acceso a la información más fácil, usted cómo padre llevaría a su hijo a ver porno para explicarle lo que sucede en pantalla, “esas son unas tetas mi vida”; “eso es en cuatro mi amor”, “ese es el famoso 69”. Y la verdad que yo no soy para nada mojigata y la culpa no la tiene la película, solo creo que los padres de la nueva era rompieron tanto los límites con sus hijos que los tratan como adultos, sabiendo en el fondo que ellos no tienen criterio para saber que es bueno o malo. No entiendo como una madre le explica a su hijo que están violando a una mujer y permita que se ría como si fuera normal, no es que sea dramática y pretenda armar una crítica de valores donde no la hay, pero debemos entender que los niños son niños y hasta que podamos deberíamos guardarle la inocencia y la magia.

Cada película está destinada para un público especializado y  Kick Ass 2 definitivamente no es para niños. En el fondo me da tristeza que se haya perdido tanto el pudor entre padres e hijos, porque aún a esta edad confieso que  me da pena o me siento incomoda  ir con mi papá a ver películas que contengan escenas fuertes, solo por el simple hecho de ser mi papá. Lo único que puede decirle a esa señora para desahogar el mal rato que me hizo pasar sin desentonar con la película es: mamá, kiss my ass.

Anuncios


Categorías:Cine & TV, La vida, el universo y todo lo demás, Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: