La noche que ganó el buen gusto (o el trolleo colectivo).

Ayer se celebró una edición más de “enchulame la amiga” o como dirían los demás “halloween”. Pelirroja ya dejó claro varias razones de como ha mutado esta fiesta a un exhibición de daddy issues convertidos en disfraces. Pero cada tanto tiempo existen pequeños eventos que le hacen a uno recuperar la fe en la humanidad.

Hace un año fuimos invitados a un evento de disfraces en el bar Vinacure ubicado en el sector de Lourdes en Bogotá. Se premiaron los mejores disfraces en categoría masculina y el disfraz más sexy en categoría femenina. El premio era una jugosa suma de efectivo y una más jugosa aún botella de licor. Los organizadores del certamen cometieron un gran error. Dejaron que la elección del mejor disfraz fuera por medio de aplausos. Y así fue como Emisario, su esposa, mi novia y yo comenzamos a deleitarnos con el espectáculo decadente que ofrecían cada una de las mujeres que pretendían ser sexys. Hubo uno inclusive, que su borrachera la hacía moverse de manera extraña, tanto así, que pensé que en vez de querer ser sexy estaba siendo exorcizada.

La gente que entiende bien este asunto del halloween trata siempre de llevar una temática así sea al menos con su pareja. Por ejemplo, Emisario y su esposan iban vestidos de una pareja oriental, era claro que la temática del disfraz de ellos era lucir atuendos provenientes de la china y el racismo. Mi novia y yo ibamos vestidos de Charleston, aunque lastimosamente yo fallé y terminé convertido en una especie de campesino gomelo al final de la noche.

Campesino Gomelo. O Don Ramón. Aún las autoridades del concurso no se deciden.

Campesino Gomelo. O Don Ramón. Aún las autoridades del concurso no se deciden.

En medio de la multitud había 2 grupos de personas que tenían buena combinación de disfraces. Unos eran personajes del mundo de Mario (Mario, Luigi, Peach, etc.). El otro era un grupo con disfraces muy buenos de El Mago de Oz. Con la particularidad de que la única niña del grupo no era Dorothy sino El León Cobarde. Y así fue como esta niña decidió participar en el concurso del disfraz más sexy. Una leona en medio de una manada de lobas.

Sexy ¿cierto?

Sexy ¿cierto?

La Leona ganó. Fueron muchos los gritos del público cada vez que ella salía. “La Leona, La Leona, La Leona”. No se si motivados por un instinto de trolleo superior, o cansados de aquel estereotipo de “sexy” que raya más con el ridículo y la “guiseria“. Pero eso no importa. Lo importante fue que se rompió un paradigma. Leona donde quiera que estés espero que anoche hayas triunfado con otro disfraz poco convencional.

Anuncios


Categorías:Humor

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: