39 mil millones de problemas.

Mi padre hace dos meses entró al hospital y a la fecha no salido, entre las múltiples pertenencias que me entregó para que fuera su custodia estaba su billetera, la cual no había querido “chismosear” como un acto de respeto a su privacidad, sin embargo en un acto del cual no me siento muy orgullosa decidí esculcar  “solo un poco” para determinar si con tan solo ese elemento podía establecer quien era y a qué se dedicaba. Mientras pasaba por múltiples papeles y fotos que plasmaban gran parte de su recorrido en la tierra, me topo con un billete de la lotería de Boyacá, el cual estaba segura que nadie había revisado y de repente empiezo a recrear en mi mente que pasaría si al mirar ese simple papelito el resultado fuera ganador del premio mayor.

loteria-de-boyaca

Antes de mirar el resultado, voy y compro el baloto, sabiendo en lo profundo de mi alma que ganarme 40.000 millones de pesos no dependen de un presentimiento de mi karma y recuerdo un montón de historias y encuestas de personas que hablan sobre que harían con tan jugoso botín, sin contar la historia de un señor que después de ganárselo echo a la esposa y una pareja de novios que terminaron separados, sin familia diciendo que se habían ganado 39 mil millones de problemas, pero como dice el viejo refrán “el dinero no compra la felicidad, pero prefiero llorar en un Ferrari”.

Las estadísticas del Baloto son interesantes: Gracias a él existen 42 nuevos multimillonarios en el país contra 20 millones de pobres, el número mas esquivo es el 34 y usted tiene una en ocho millones ciento cuarenta y cinco mil posibilidades de ganárselo, pero todo indica que es una desgracia porque cuando la suerte esta de su lado, el amor y la tranquilidad se alejan de usted.

Con un tiquete de baloto en mano y un pedazo de la lotería de Boyacá, decido esperar hasta que juegue el baloto, para destapar las cartas de mi destino, mientras peleo con la gente en Transmilenio y sueño que voy y cobro el billete y me descuentan la mitad como impuesto de ganancia ocasional y retención en la fuente. Finalmente y como era de esperarse no cojo ningún numero del baloto, así que destino mi energía al premio de la lotería, sintiéndome algo confusa, al saber en el fondo de mi alma que ese boleto no era ni siquiera mio y ya estaba haciendo planes con el.

Esa noche llamé a mi padre a contarle la historia de su billete y no se porqué extraños motivos el cree que finalizaría la frase con !nos ganamos el premio papá! pero en cambio le confieso mis planes macabros de quedarme con un premio que nunca nos ganamos a lo que el me responde “hijita cada vez que piense en el baloto o en la lotería más bien póngase a trabajar” y aunque me duela aceptarlo él siempre tiene la razón, así que si usted es del selecto grupo que como yo, ha pensado en ganarse el premio mayor y no decirle a nadie para vivir tranquilo, lo invito más bien a que organice sus finanzas que con eso puede hacer lo mismo que ganándose el baloto: pagar sus deudas, comprarse un carro y vivir en la mansión de sus sueños. Pero en caso de que usted persista en esa idea, acá le dejo unos tips que lo ayudaran a bajarse de la nube, así como lo hice yo:

1. Para ganarse fijo el baloto solo deber invertir la pequeña suma de $44.797.830.000  y tener una cajera  robotina que le realice todas las posibles combinaciones en menos de dos segundos, para estar listos el dia del sorteo.

2. Después de tan jugosa inversión debe tener en cuenta que le descontarán  el  20%  de retención en la fuente y el 4xmil, automaticamente se convertira en el “nuevo mejor amigo” para la Dian y tendrá que declarar renta hasta que la mala suerte lo convierta otra vez en pobre y tenga que volver a montar en transmilenio y andar como cualquier ciudadano a pie.

Mientras sigo soñando en mi vida como multimillonaría, pienso en que la solución esta ir donde un chaman que fijo me asegurara darme los numeros de la suerte (estafándome solo un poco). Solo me queda desearles como en los Juegos del Hambre que la suerte siempre este de vuestra parte, recordándoles que detrás de un gran premio siempre hay una gran responsabilidad.

Anuncios


Categorías:Opinión

1 respuesta

  1. Según un estudio que vi en la revista Time (http://content.time.com/time/magazine/article/0,9171,2019628,00.html), el dinero sí puede comprar la felicidad (cuando se gana 75.000 dólares al año o más). Bastante interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: