Que sus propósitos de año nuevo no lo amarguen.

Empezó el año y ni nos dimos cuenta. A algunos les durarán un poco más las vacaciones, pero la mayoría están volviendo hoy a su rutina normal, de pronto un poco con la nostalgia de dejar atrás las festividades decembrinas, otros tal vez animados por su resoluciones de año nuevo y muchos más de los que deberían, están en este momento pasando el despecho del fin de año, lamentándose aun por todo lo que se prometieron realizar hace un año y que hoy incumplieron. De estos últimos conozco a varios.

Resolutions

Es una lástima que proponer cambiar algo para ser mejores se convierta en últimas en un motivo de depresión, pero el problema no es realmente proponernos cosas, eso es un ejercicio saludable, el problema es cómo nos las proponemos. Apenas el 12% de las personas que se proponen algo el fin de año lo cumplen. ¿está usted entre el 12% o en el restante 88%? Lo más importante es además preguntarse, ¿lo deprime no cumplir sus propósitos? si lo deprime, tal vez sea hora de hacer algo distinto esta vez. Ya hay identificadas ciertas características que permiten identificar el mejor camino para cumplir con algún propósito, a la luz de esos estudios, quiero señalar un par de errores que he visto en la mayoría de gente que conozco que se propone hacer cosas, falla y luego se deprime.

1. No se están proponiendo algo, están pidiendo deseos.

Hay resoluciones que no implican ningún esfuerzo porque no es claro que se debe realizar para alcanzarlas. “Ser feliz” o “Estar sano” no son resoluciones, son más bien deseos que se piden, esta bien si a usted no se le ocurre nada más, es posible que su vida esté sobre ruedas y que ser feliz y estar sano sea lo único que quiera para el otro año, pero hay gente que realmente es infeliz y está enferma y que la solución a sus problemas está en sus manos. Si ese es su caso, desear ser feliz o estar sano no va a cambiar nada, debe preguntarse ¿qué debo hacer para ser más feliz/estar más sano? e identificar objetivos concretos para cumplir con ese propósito. Un propósito debe ser medible y alcanzable. “viajar más” no es un propósito, “conocer Perú en las vacaciones de este año” si lo es.

2. Se proponen algo pero creen que se logra con magia. 

Yo no tengo ningún problema con comer uvas, dar vueltas con las maletas o usar ropa interior amarilla. Me parecen que son expresiones de nuestro folclor, no hay nada de malo en ello. Son manifestaciones inofensivas y divertidas, que cumplen con el propósito de unir a la gente y dar un motivo de charla. El problema es que hay gente que sabe que necesita un cambio en su vida, que tiene en mente muchas cosas para cambiar pero el trabajo que deben hacer para lograrlo empieza y termina con la comida de las uvas o el color de su ropa interior. Ritualizar ese momento en el que decides cambiar las cosas no tiene nada de malo, yo lo hago con cada mundial de fútbol por ejemplo. Mi primera meta cada 4 años es llenar el álbum de Panini y cuando lo tengo lleno lo guardo con la lista de cosas que voy a cumplir durante ese periodo. Ese es un ritual que me ayuda a encaminarme, a ponerle un punto de inicio a mis metas.

Creer que las cosas se cumplen porque sí, con magia, no le hace bien a nadie. No existen los caminos fáciles, no existen los atajos.

3. No tienen en cuenta el tiempo que requiere cumplir un propósito.

Un año es muy poco tiempo para lograr algunas cosas, por ejemplo si su propósito para este año es conseguir trabajo, no se proponga también viajar por el mundo. Va a ser muy difícil que lo consiga por limitaciones de tiempo.

4. Se proponen cosas pero nada los motiva a cumplirlas.

El secreto del éxito, según el estudio que les mostré más arriba, es la motivación. La fuerza de voluntad que nos empuja a conseguir las cosas. Ese poder no lo podemos forzar, uno o está motivado o no lo está. Si usted no está motivado para conseguir algo es muy difícil que siquiera empiece a preparar el cambio. La motivación no se la puede brindar nadie, debe nacer de cada quien y eso es lo más difícil de empezar cualquier mejora. La primera resolución en cada cambio debería ser encontrar esa motivación. Proponerse un cambio es lo más fácil, trabajar para conseguirlo es lo complicado.

No siendo más, muchos éxitos en este año que arranca.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios


Categorías:La vida, el universo y todo lo demás, Opinión

1 respuesta

  1. Muy válido el artículo para la gran mayoría de los lectores de esta esquina. Pero no debemos olvidarnos de aquella inmensa mayoría que no tiene la opción de “hacer que las cosas sucedan” (sabio mensaje del artículo), por simple falta de oportunidades.
    Hay que reflexionar en los demás. No se trata de de caridad ni de “compasión cristiana”. Simplemente obrar en regla, sin atajos ni “aprovechando papaya” y al mismo tiempo exigiendo que los demás, sobretodo aquellos que nos representan, también lo hagan.
    ¡Feliz 2014!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: