El mito de la equidad.

Que los indices de iniquidad disminuyan no solo es una tarea complicada y engorrosa, si no que además terriblemente inútil y sin embargo alcanzar la equidad parece ser un sueño, una meta. Parece ser, al menos en Colombia y sobre todo para la oposición, el indicativo último del progreso. Eso es una locura.

La equidad es la forma en la que se distribuye la ganancia en un país y se medía en nuestro país desde hace mucho tiempo con el coeficiente Gini, la última vez que nos medimos en el 2010 fuimos el segundo país más desigual del mundo con un índice de 55.9. ¿es eso realmente un motivo de alarma?

desigualdad

Para empezar, la pobreza no está relacionada con el coeficiente de desigualdad, así la prensa (y hasta nuestro vicepresidente) quieran hacerlo parecer. Un país puede ser terriblemente pobre y aún así ser equitativo, por ejemplo Malí en el 2010 estaba en el top 10 de países más equitativos del mundo con un índice de 33.0 y sin embargo el 43.6% de su población vivía en la pobreza. Además, disminuir el porcentaje de pobres en el país no necesariamente representa una disminución en el indice de desigualdad. Colombia por ejemplo, pasó de un índice de pobreza de 42% en el 2008 al 37% en el 2010: una reducción significativa y sin embargo su índice de desigualdad se mantuvo casi igual (de 57.0 a 55.9).

Ese índice de desigualdad realmente no tiene que ver con la calidad de vida de un país. No está relacionado con la esperanza de vida, ni con los niveles de educación, ni con la calidad de su sistema de salud, ni con sus índices de violencia (ver nuevamente el caso de Malí). La brecha entre ricos y pobres es una mentira, es un sofisma de distracción. Existe y está ahí y se incrementa y se disminuye, pero no tiene nada que ver con la calidad de vida de un país. No debería importarnos en lo más mínimo.

Y si este indicador es tan inútil ¿por qué es tan popular en nuestro país? yo creo que tiene que ver con la forma en la que los colombianos percibimos el mundo ¿no le ha pasado que son felices con su sueldo hasta que se enteran cuanto gana el compañero de al lado? aquí tenemos la costumbre horrible de vivir comparándonos, realmente no importa cuántos ricos haya en el país, los ricos no importan y no importa si las ganancia se distribuyen mejor o peor. Ese índice de desigualdad lo realizan pocos países industrializados porque ellos ya saben la respuesta: son terriblemente desiguales y pese a esto su calidad de vida es muy superior a la de Malí, Bangladesh o Venezuela que son países más equitativos con la distribución de sus ingresos.

Colombia tiene problemas de verdad, urgentes, que necesitan soluciones y trabajo fuerte y dedicado, reducir la desigualdad no es uno de ellos y no debería serlo.

Anuncios


Categorías:Opinión

14 respuestas

  1. Es verdad, el coeficiente puede ser importante PERO NO DEBE CONVERTIRSE EN META U OBJETIVO, la repartición de la riqueza sería una meta adecuada si dicha riqueza es suficiente, es decir, las tendencias de izquierda (y que pena meter politica) están diseñadas para promover la equidad pero PONIENDO A TODO EL PUEBLO A ANDAR DESCALSOS en vez de buscar zapatos, ya que desde la medición y cuantificación de los recursos del mundo es claro que NO HAY RECURSOS NETOS (agua potable, aire puro, oro, comida, sea cual sea el que escoja) para cubrir la demanda de la cantidad de personas que hoy tiene el mundo.
    Por lo anterior el coeficiente GINI se convierte en un sofisma de la izquierda para captar adeptos y no una meta de mejoramiento de la sociedad en su total.

  2. Qué pena contradecirlo de nuevo pero que el índice sea dependiente de la realidad de cada país no lo hace “no objetivo”, Al contrario, es necesario que sea así porque los costos de cubrir las necesidades básicas depende de las condiciones de cada país. Probablemente en países como el Reino Unido en los que la población tiene cubiertas gran parte de sus necesidades, este índice no es “tan útil”; pero tenga por seguro que en el 2005, más de uno puso el grito en el cielo al ver la ineficiencia que desnudó este índice.
    Ahora bien, así vivamos en una metrópoli, esto no es Europa. Vuelve y juega si la dispersión en un país que sabemos es pobre es muy grande, quiere decir que la proporción de canicas transparentes está creciendo. Así de simple. Volvemos a mi comentario inicial: Este índice junto con los indicadores de pobreza desnudan una muy pobre administración del Estado y una muy mala redistribución de los impuestos.
    Lo gracioso es que mientras en el primer mundo la gente se “indigna” por situaciones que desnudan estos indicadores y por muchas otras injusticias entre ellas la paulatina desaparición de la clase media (canicas rosadas), en nuestros países cobra respaldo la idea de la “inutilidad” de la función social del Estado.
    Estamos en Cundinamarca y nos creemos de Dinamarca.

    • No necesariamente el aumento de inequidad se convierte en aumento de pobreza, en el artículo lo digo. Puede que haya casos en que ambos aumenten, pero estos dos indicadores no están correlacionados.

      Mi punto es que no sirve para nada un indicador en el que Dinamarca está compartiendo los primeros lugares con Malí. ¿qué ejemplo seguimos entonces para ser más equitativos? Usted lo dijo también, este indicador de la mano de otros más “podría” servir de algo, pero solo no sirve para nada. Usted puede ver el indicador de cobertura de salud y hacerse una idea de cómo va el país, puede ver el indicador de pobreza y pensar lo mismo, puede ver la expectativa de vida y tomar decisiones. Pero usted ve el indicador de equidad y no nos dice nada sobre nuestro país, nos toca preguntarnos ¿con un 20 en el GINI somos como Dinamarca o como Etiopia? Si un indicador no me dice como es mi situación actual respecto a los primeros puestos y cómo mejorar en el tiempo, ¿para qué me sirve medirlo?

      Eso lo han entendido muchas naciones en el mundo, revise no más cuantas han dejado de medir su desigualdad.

      • Seguramente las mismas en que la Banca estuvo privatizando las ganancias por muchos años pero cuando llegó la crisis socializó la pérdida.

  3. Ningún mito Emisario. Es cierto que no indica pobreza, pero combinado con ella simplemente desnuda la ineficiencia de los estados; es decir, la forma de embudo de política económica y fiscal. Para no entrar en detalles, te propongo que repases el teorema de Bayes aplicado a las probabilidades condicionadas y te darás cuenta que encontrar pobres extremos en Colombia es mucho más facil que en Mali.

    • Si existe esa medición en algún sitio me gustaría revisarla, porque lo dudo mucho.

      • Sin entrar en disertaciones estadísticas sino simplemente usando el sentido común podemos hacer una analogía. Pensemos en los países como como bolsas de canicas de diferentes tonos de rojo: Los muy pobres son transparentes (no tienen con qué pintarse); de ahí pasaríamos por el rosa pálido (pobres); los de ingresos medios serían rosados; los acomodados ya serían más colorados y los muy ricos serían rojo oscuro casi negro. En un país con bastante equidad la mayoría de bolas serían rosadas; mientras que en un país con un alto índice de inequidad habría más canicas incoloras. De aquí en adelante la conclusión es obvia: Es más fácil encontrar bolas incoloras en una bolsa que tiene más que en la que tiene menos.
        Pero vayamos más allá: Si la búsquedad de la equidad no es importante, ¿Cuál es el papel del Estado? ¿Para qué se pagan impuestos?
        Nos han vendido la idea que los gobiernos deben luchar contra la pobreza y eso SI es una falacia. El Estado en general y el fisco en particular tienen como fin lograr la redistribución del ingreso. La riqueza es una preocupación general pero la responsabilidad de buscarla es particular no del Estado. Lo que el Estado debe garantizar es que el usufructo de los recursos de la nación no se concentre en unos pocos.
        Todo esto me hizo recordar un artículo del profesor Isaza que explica de una forma amena qué es lo que no hizo (ni se hace) en Colombia:
        Robin Hood y el Sheriff de Nottingham

      • Pues su analogía está bien y muy clara, pero todavía me tiene que explicar de donde concluye esto: “En un país con bastante equidad la mayoría de bolas serían rosadas; mientras que en un país con un alto índice de inequidad habría más canicas incoloras” no hay forma alguna de concluir que eso sea cierto.

        ¿Según usted entonces, en el 2005 había más pobreza extrema (canicas incoloras) en el Reino Unido (WB GINI de 34.0) que en Etipia (WB GINI de 29.8)? Permítame dudar de su argumento.

      • Emisario, ¿de veras está pidiéndome explicaciones porque no entiendió? ¿O simplemente por desviar la atención de mis conclusiones?
        Primero: El índice de Gini es de dispersión. Para que entienda: En la analogía propuesta si la dispersión es cero, TODAS las bolas serían rosadas mientras que en la máxima de 100% no habría rosadas, sólo transparentes y oscuras.
        Segundo: Estos índices son calculados con datos provistos por cada país. Lo cual tiene sentido porque la canasta familiar tiene costos diferentes. En el Reino Británico es obviamente más costoso cubrir las necesidades básicas que en Etiopía por tanto sí, la respuesta a su pregunta es sí. Es más fácil encontrar gente que no suple sus necesidades (de acuerdo con los estándares del país) en Inglaterra que en Etiopía. Pero aquí además vale la pena profundizar: Cada país establece su criterio de Costo de Vida el cual junto con otros estadígrafos internos (como el Ingreso Per Capita) se usan para el cálculo de estos índices. En el caso de países desarrollados, estos cálculos son validados por mucha gente, no sólo el gobierno; mientras que en países en desarrollo y subdesarrollados estas mediciones son casi exclusivamente gubernamentales; y (como en Colombia el índice de Empleo y otros más) maquilladas convenientemente. Esto quiere decir que un pobre extremo en Inglaterra no es comparable al de Etiopía, pero sí es más fácil de encontrar.
        Finalmente Emisario, yo le contesto sus preguntas a pesar de reconocerlas como sofismas de distracción y sé por qué no contesta las que le hice…

      • Usted acaba de explicar exactamente porque ese indicador de equidad no es útil de ninguna manera y porque pretender mejorarlo es un desgaste: 1. no es una medición objetiva, 2. es susceptible de manipulación por parte de los gobiernos.

        Ahora, ¿Cuál es el papel del Estado?

        1. El papel del estado no es buscar que todos seamos canicas rosadas. Su papel es garantizar que las canicas transparentes tengan todas las herramientas a su disposición para dejar de serlo.

        ¿Para qué se pagan impuestos?

        2. Para fortalecer las herramientas del punto 1.

        Creo que no dejé de responderle ninguna pregunta, estas dos parecieron retóricas.

      • ¡Ah! o sea que sí había entendido. Esto se pone bueno. Veamos su argumentación: Se apoya en un juicio sobre el índice de equidad cuyo valor de verdad no es concluyente. Usted dice “1. no es una medición objetiva” cuando en realidad sería una consecuencia de: “2. es susceptible de manipulación por parte de los gobiernos”. Es decir que la medición no es objetiva en en la medida que es manipulada; no es que SIEMPRE sea inútil como tan alegremente concluye.

        Ahora bien: ¿Cómo se sabe que el Estado cumple su función de darle oportunidades a las canicas transparentes si no es contando las que resulten coloreadas después de su intervención? (Esta pregunta si es retórica, no hay necesidad de contestarla).

        Finalmente no creo que un gobierno manipule los índices para mostrar una situación peor sino todo lo contrario, para tratar de mostrar con maquillaje lo que no pudo con gestión. Lo cual significa que si a pesar de con todo y eso este índice es malo (alta dispersión), por lo menos su políticas fiscal y de inversión van, como dice Isaza, en la vía del Sheriff de Nottingham, blanqueando más canicas…

      • El indice no es objetivo porque depende de la realidad de cada país, independiente de si su gobierno manipula o no las cifras. Usted decía que en el 2005 era más probable encontrar un pobre extremo en el Reino Unido que en Etiopia, pero que la definición de pobreza extrema dependía de cada país. Si en Reino Unido un pobre extremo vive hasta los 80 años, tiene la posibilidad de educarse gratis, tiene cobertura de salud y posibilidades de trabajo y en Etiopía muere de mal nutrición a los 6 años ¿qué importa que Etiopia sea más o menos desigual que Reino Unido? Ese índice de equidad no lo usa nadie ya, entró en desuso por inútil.

        Saber cuántas canicas transparentes tenemos es un índice útil y absolutamente necesario, porque nos permite saber si nuestras herramientas funcionan o no funcionan. Pero podemos contar canicas transparentes ignorando por completo a las rosadas y a las completamente oscuras.

      • Disculpas. Metí mal el dedo y el último comentario quedó arriba.

Trackbacks

  1. Bogotá y la Izquierda. « Esquina Dorsal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: