House of Cards, el nuevo paradigma televisivo.

Inicialmente esta entrada iba a llamarse Historias Perdidas: House of Cards, haciendo referencia a una sección algo perdida en los anales de Esquina Dorsal donde traté de rescatar del olvido dos buenas historias como lo fueron Scott Pilgrim vs The World y Death Note. Sin embargo encuentro más interesante el formato de esta tremenda historia llamada House of Cards y todas las implicaciones que vienen con su éxito.

¿Por qué en Historias Perdidas? Esa sección nació con la idea de no dejar morir buenas historias. Muchas veces el capitalismo televisivo y cinematográfico va en contravía de la calidad artística. Otras veces sucede un fenómeno extraño. Los medios de transmisión no llegan a estas latitudes y resultamos perdiéndonos de historias que en otras culturas marcan hito. Es difícil encontrar suscriptores de cadenas como HBO, por lo tanto es difícil entablar conversación con fanáticos de series como Game of Thrones. Sin embargo no es arriesgado decir que el nivel de penetración de canales premium como el ya citado HBO y MovieCity es mayor en los hogares colombianos que el servicio de televisión por demanda Netflix.

Y es ahí donde entra esta historia porque se pierde un poco entre el pobre catálogo Latinoamericano de Netflix y su poca publicidad de contenidos originales. Porque hay que aclarar que House of Cards no es la primera producción original de la cadena de streaming. Comenzaron tímidamente con un seriado llamado Lilyhammer que no contaba con mayor presupuesto ni figuras de renombre. Pero su siguiente apuesta fue arriesgada. House of Cards incluyó un presupuesto mucho mayor y figuras de la talla de Kevin Spacey (que hace las veces de productor ejecutivo). Y fue ahí dónde Netflix encontró la gallina de los huevos de oro. House of Cards es la historia de Frank Underwood y sus andanzas en la política y politiquería norteamericana. Honestamente no parece ser una trama llamativa, pero el secreto del éxito de esta serie es que desnuda la intimidad de este congresista. Desde el principio no somos espectadores sino cómplices de sus escaladas en la pirámide del poder estadounidense, y este puesto de primera clase atrae sorprendentemente. Frank Underwood no es un político bueno, no es un hombre bueno, no es un ser humano bueno. Pero no podemos hacer juicios de valor sobre él porque nos encontramos atados a sus decisiones con un simple truco teatral, Frank rompe la cuarta pared y nos hace partícipes de sus pensamientos en los puntos álgidos de su vida.

House-of-Cards-Cast2

Quienes deciden la velocidad de la historia somos nosotros, debido a que es una serie original de Netflix desde el primer instante están a nuestra disposición los 13 capítulos que constituyen la primera temporada. Un cambio de paradigma que el mismo Spacey ha defendido bajo el argumento de que el televidente sabe lo que quiere, y en parte tiene razón, pasa con otras series donde los  famosos cliff hangers resultan molestos tanto que uno desea verse toda la historia de zopetón. Y es que si tenemos ganas de más ¿por qué no saciarlas?.

El éxito de la serie en USA es arrollador. House of Cards se ha convertido en la primer serie netamente emitida en internet que ha ganado premios tales como los Emmy (Mejor director de drama, Mejor casting de drama y Mejor cinematografía en series) y Globos de Oro (Mejor actriz de drama) lo cual respalda esa gran apuesta de Netflix por cambiar el paradigma de la televisión.

Se han comenzado a mover los cimientos de la industria televisiva y aunque una visión pesimista diría que falta mucho para que esto suceda, por lo menos vemos un horizonte alentador. Netflix ya publicó la segunda temporada de Lilyhammer y recién anunció una segunda para House of Cards. Además ya ha publicado otras producciones originales como Orange is the New Black y la resurrección de Arrested Development que curiosamente fue cancelada por la Fox argumentando bajos ratings.

Anuncios


Categorías:Para ver

Etiquetas:, , , , , , , ,

2 respuestas

Trackbacks

  1. Esto es Wrestling: Royal Rumble 2014 « Esquina Dorsal
  2. 4 razones para ver The Wolf of Wall Street (El Lobo de Wall Street) « Esquina Dorsal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: