Los pediatras y la homeopatía.

La homeopatía es un timo, no existe ningún ensayo clínico que compruebe que la homeopatía funcione más allá del efecto placebo. Es decir, funcionan igual las medicinas homeopáticas que las pastillas de azúcar: el trabajo lo hace usted y su poderosa mente.

Pastillas de azúcar.

Lamentablemente ese hecho no lo tienen claro muchas personas y la homeopatía se tomó nuestras farmacias y ahora mismo, pese a que sigue sin demostrar que funciona, se publicitan sus medicinas en comerciales y lo peor, los médicos han empezado a recetar las medicinas homeópatas inservibles al mismo tiempo que recetan las medicinas que sí sirven.

Cuando las medicinas se las recetan a adultos el problema no es otro que el de violar la buena fe del paciente haciéndole creer que le está recetando algo que sirve cuando en realidad le está vendiendo humo. No creo que sea ético que un doctor formule nunca este tipo de medicina ni ninguna otra cuyo resultado no esté científicamente comprobado, pero digamos que tratándose de adultos el mal no es mayor, ¿pero qué implicaciones existen cuando se recetan mentiras para tratar enfermedades en bebés o niños pequeños? De momento aun no hay indicaciones de que los bebés se beneficien igual que un adulto del efecto placebo, aunque los estudios que existen al respecto son claros en señalar que medir esto en un infante que no tiene como manifestar el dolor más que con el llanto, complica las conclusiones certeras.

Tenemos dudas pues en si un bebé se beneficia o no del efecto placebo, el único presente en la medicina homeópata, ¿por qué entonces un pediatra recetaría este tipo de “medicinas” para tratar a un bebé? pueden haber dos opciones, primero que sabiendo que el problema del bebé no necesita tratamiento (cómo por ejemplo el famoso cólico del lactante que se cura solo) el médico decida dar cualquier cosa a sus padres para hacerles creer que están haciendo algo para ayudar a su hijo, así solo le estén dando agua. Ese es el “mejor” de los escenarios, que aunque inane para la salud del bebé si resulta un engaño para los padres además de representar una perdida de tiempo (alguien trate de darle un par de gotas a su bebé a media noche mientras está llorando) y de dinero para ellos. El peor escenario sin embargo, es aquel en el que el médico pese a saber que el bebé necesita tratamiento decida recetar medicina homeópata, pues estaría poniendo en riesgo la vida de su hijo ¿si le recetan a su bebé medicina homeopática entonces cómo saber con que tipo de médico esta usted tratando? es todo un dilema y lo mejor sería cambiar de pediatra si usted no sabe cómo responder esa pregunta.

El problema es que este timo de la homeopatía está tan de moda que ya incluso algunas universidades ofrecen cursos al respecto a la par de los cursos de medicina tradicional. No sé en que se gasta el tiempo el ministro de salud de nuestro país, pero este fenómeno, por el bien de la salud pública, debe ser tratado cuanto antes.

Anuncios


Categorías:Mala ciencia, Opinión

5 respuestas

  1. Corrijo.. “no dejan entrar medicinas «homeopáticas»”

  2. «La homeopatía es un timo, no existe ningún ensayo clínico que compruebe que la homeopatía funcione más allá del efecto placebo.»
    Yo creo que para afirmar que es un timo hace falta mucho más que una comparación con pastillas de azúcar. La intención de hablar de un rigor científico en el uso de medicamentos no debería estar mediada por la supuesta «eficacia» de la medicina alopática, eso que usted llama «tradicional» (que tendríamos que entrar a ver, según la definición de lo tradicional, cuál es la práctica médica a la que le cabe este calificativo) es objeto constante de ensayos clínicos independientes de comprobación. Ya que conoce usted la base de datos de PubMed, podría darse cuenta de lo específico de cada tratamiento (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24381823).
    Si a usted le gusta pensar que la industria farmacéutica produce medicinas «eficaces» podría tener en cuenta el parámetro de comparación, ya sabe, el método científico no pretende ser un estándar para dar respuestas absolutas, es un proceso que desde la duda (escepticismo) produce certezas que son objeto a sí mismas de dudas. Así funciona, o todo es un «timo» o nada lo es.

    • Ese estudio que usted referencia no es una prueba clínica. Presenta como evidencias de la eficacia de la homeopatía en el tratamiento de la otitis y afecciones respiratorias en niños un muestreo comparativo de pacientes, es decir, analiza el comportamiento de un grupo de pacientes tratados con homeopatía con otro tratado con medicina tradicional (de la que sirve, de la de verdad). Aunque es cierto que los dos grupos no muestran diferencias en las respuestas al tratamiento, el estudio no permite concluir que la medicina homeópata sirva para algo.

      ¿porque entonces el grupo tratado con homeopatía se curó igual que el tratado con medicina tradicional? pueden ser varias las razones, pero el ‘estudio’ no entre en detalles: 1. los pacientes se curaron solos, 2. La muestra es muy pequeña para notar diferencias, 3. el tiempo de seguimiento a cada paciente no fue el adecuado. Tenga en cuenta que la otitis, aunque incómoda, es una enfermedad que tiende a desaparecer sola, el estudio sugiere que no es necesario recetar antibióticos por esta razón pero no que la homeopatía es más efectiva contra las infecciones que estos.

      La medicina tradicional hace uso de ensayos de doble ciego, que permiten descartar que las remisiones de las enfermedades se producen por el efecto placebo o por remisiones espontáneas. Ningún medicamento homeópata ha superado alguna vez una de estas pruebas.

    • JuanM sencillo, si el estudio médico que hicieron fuera concluyente en favor del componente homeopático habría sido aprobado e incluido dentro del vademecum de medicinas alopáticas como cualquiera de los otros medicamentos que año tras año se someten a ese proceso. A menos que Ud sea un conspiparanoico y sugiera que las “farmacéuticas” no dejan entrar medicinas alópaticas al mercado tradicional por negocio con lo cual ya no podríamos discutir porque se suelen encontrar opiniones sesgadas u obstinadas en este tipo de argumentos.

    • Me queda un poco difícil entender la vía de razonamiento de este comentarista. No veo como la eficacia de un conjunto de saberes puede no ser tenida en cuanta para considerarlo como válido. Si no es su eficacia ¿entonces que?. Dice usted que “[…] la medicina alopática […] es objeto constante de ensayos clínicos independientes de comprobación” pero, como es común en sus defensores, no citan uno solo de esos ensayos. Por demás, ¿ensayos de comprobación de que? ¿De su eficacia? ¿No se supone que ese no debía ser el rasero con el cual medir la homeopatía? El artículo que usted cita no habla de especificidades de tratamientos, además de ser una cita de una revista (Global Advances in Health and Medicine) de bajísimo factor de impacto , una combinación de artículos médicos con new age tipo medicina holística, más humo. l observación final acerca del método científico, además de ser razonable, no tiene nada que ver con su defendida homeopatía por un motivo simple: La medicina (a secas) es efectiva, la homeopatía no. Y la medicina lo es a pesar de las nuevas dudas que genera el encontrar certezas parciales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: