Estupideces políticamente correctas.

La correción política está de moda: no opinar para no ofender, no sostener una postura por miedo a que alguien se sienta ofendido por mis puntos de vista. Muchos están llegando a creer que esa es la mejor forma de vivir incluso, un paraíso post modernista en donde todo es relativo y todo lo que piensa la gente está bien. Que en últimas cualquier opinión es válida.

Si algo, esta forma de ver el mundo lo está haciendo un lugar peor, aquí algunos ejemplos de correción política y sus horribles consecuencias:

3. La culpa es de todos. 

En algún episodio de South Park Stan rompe una represa e inunda un pueblo entero, la gente cree que son las consecuencias del efecto invernadero y al final cuando Stan reconoce que la culpa fue de él, la gente confunde su confesión con la estúpida metáfora de que fue culpa de todos y uno a uno confiesan que ellos también rompieron la represa. Ese capítulo ridiculiza de manera redonda a esa gente políticamente correcta que trata de quitar la culpa de alguien y de repartirla en proporciones justas.

rompí la presa.

Yo rompí la presa.

 

¿Alguien mató a otro a puñaladas? es culpa nuestra porque de una forma u otra nosotros hemos sido permisivos con la cultura de la violencia, ¿alguien se robó un supermercado? es culpa nuestra también por permitirnos vivir en un mundo consumista que obliga a tener más para ser feliz, ¿que una adolescente se mató porque le dijeron gorda? es culpa nuestra también por permitir que los medios de comunicación nos impongan modelos de belleza inalcanzables. Casos por el estilo hay miles y la culpa repartida es una de las conclusiones más populares y políticamente correctas, es que ¿quienes somos nosostros en últimas para juzgar a quien roba, mata o educa mal a sus hijos?

Lo cierto es que repartir la culpa cuando los culpables son evidentes es un flaco esfuerzo por corregir el problema, es más fácil señalar a un culpable, corregirlo o castigarlo que pretender cambiar a toda una sociedad por su comportamiento. Las motivaciones del culpable deberían ser motivo de análisis a niveles institucionales si se trata de una epidemia, pero en casos puntuales quitar la culpa o repartirla puede estimular que la gente se comporte igual o peor porque la culpa, en últimas, no va a ser de ellos.

yo tambien rompí la presa

yo ‘también’ rompí la presa

2. Si todos pusieramos nuestro granito de arena…

Esta es otra variante del punto anterior, pero en lugar de querer quitar la culpa de un individuo en particular se quiere quitar responsabilidad a las entidades estatales o a los organismos de gobierno. El escenario se da generalmente en las discusiones políticas con dos bandos enfrentados, cuando algún problema nos aqueja como sociedad algunos culparan al gobierno y los otros (generalmente defensores del gobierno) nos culparán a todos, lo triste es que las culpas varian de acuerdo a las preferencias políticas de quien discute.

correción política

¡eso! ahora crucemos los brazos y esperemos que todos cambien.

La gente no entiende la política o la entiende cómo entiende a la religión o al fútbol: usted escoge un partido político y no importa que haga no puede cambiarlo porque eso significaría que usted se equivocó y eso no puede ser. Yo entiendo que alguien no quiera cambiar de Dios, incluso cuando este ordenó asesinar a todos los hombres, mujeres y niños de una región entera, o de equipo de fútbol incluso cuando cae goleado con pasmosa frecuencia. Pero no puedo entender a alguien que no cambia de partido político cuando alguno de sus miembros se involucra con paramilitares o terminan presos por irregularidades contractuales que afectan a la ciudad y al país en donde viven.

-SOMOSUNAVERGUENZA_246959764

Defender políticos es una tarea inutil, innecesaria y peligrosa. A los políticos y a sus partidos les toca defenderse solos  y nosotros deberíamos escoger (en las urnas) cuál parte tiene razón por los argumentos que esgrimen. Pero lo políticamente correcto es defenderlos con la falsa creencia de que la culpa es en últimas nuestra. ¿que los índices de criminalidad están por la nubes? pero qué puede hacer el gobierno si la gente educa mal a sus hijos, ¿que la ciudad tiene problemas de movilidad? pues hombre, cómo no si todos manejamos mal, ¿que la ciudad está inundada de basura? pues hombre es que no reciclamos. Vivir en sociedad y en democracia implica que tengamos que convivir con gente que no recicla, no maneja bien y que no educa bien a sus hijos sin que eso signifique renunciar a la idea de un mejor futuro.

Terminar una discusión política con el argumento de que todos deberíamos poner de nuestra parte es una estupidez. Claro que todo funcionaría mejor si todos fueramos buenos pero eso no va a ser posible porque si, si no elegimos bien y si no hacemos un control político efectivo esa gente que vive mal va a seguir viviendo mal y si nos descuidamos va a seguir en aumento. Pero decir que todos deberíamos poner de nuestra parte, aun cuando en la discusión están participando personas que ya ponen de su parte, es popular y efectivo porque es mejor ver la paja en el ojo propio que en el ajeno.

1. Respetar a una persona, incluye respetar sus creencias. 

¿y si lo que esa persona cree está mal o es abiertamente peligroso y criminal? pues no importa porque ¿quién soy yo para juzgar? dirán los correctos. A las personas se les debe respetar, eso está claro y es una norma básica de comportamiento, pero ninguna idea merece respeto, ninguna. Algunos rasgos que se consideran “culturales” para los correctos son abiertamente ilegales y van en contravía de los más básicos derechos humanos: la mutilación genital, obligar a las mujeres a cubrir sus rostros o imponerles un código de vestimenta, limitar el derecho a opinión, etc. Hemos sido tan permisivos con las ideas y con las opiniones ajenas que incluso hoy aquellos que son intolerantes se sienten víctimas de intolerancia, cómo ya lo ha argumentado nuestro flamante procurador al querer tumbar la ley anti-discriminación, porque según él se está discriminando la libertad a discriminar.

religious-freedom-cartoon

¡deja de retorcerte! estás oprimiendo nuestra libertad religiosa.

¿Pero eso entonces significa qué hay creencias mejores que otras? ¡pues por supuesto que las hay! creer que alguien es menos por su color de piel o su orientación sexual de entrada está errado y si esas creencias se basan en lo que diga un libro de hace 3000 mil años pues peor. Todos creemos en algo, eso es seguro, pero creer en algo producto de una experimentación seria y con bases sólidas es distinto a creer en algo porque si o porque lo leí en un libro que entiendo a conveniencia.

¿y quién debería decidir que está bien creer y qué no?¿yo?¿usted?¿mi pastor/rabino/cura/instructor de yoga? ese ha sido un tema problematico en la historia de la humanidad, aunque la declaración de los derechos humanos ha sido tal vez el paso más firme para definir una ética universal, aún siguen existiendo casos en los que esta carta se queda corta pues no basta con una definición de lo que debería ser el trato entre seres humano, si no que se debería propender por su estricto cumplimiento. Pero en el mundo políticamente correcto de hoy esos esfuerzos por hacer cumplir la declaración de derechos humanos se ven como avances imperialistas, ataques a la multiculturalidad que tanto defienden los progresistas.

 

 

 

 

Anuncios


Categorías:Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: