La histeria colectiva

Ya llevamos una semana sorprendidos por el brote de desmayos que está ocurriendo en Carmen de Bolivar, al principio los medios de manera irresponsable culparon a las vacunas contra el papiloma humano aunque después de las investigaciones correspondientes se descartara esa opción (aunque para algunos “medios” la culpa sigue siendo de la vacunas). La versión oficial es que se trata de una histeria colectiva, y por los síntomas y las condiciones en las que se han dado estos desmayos eso parece ser lo más seguro. 

IMAGEN-14441218-2

La mayoría de casos de histería colectiva ocurren en poblaciones similares a las de Carmen de Bolivar y en escenarios no tan distintos: alguien sufre (generalmente niñas de colegio) de algún problema de salud, nadie se explica las razones y luego una a una otras personas se unen con los mismos síntomas, las semanas pasan, los médicos investigan, la gente se cura y todo se olvida. Eso si, entre el primer caso y el último la prensa se la juega por todo tipo de explicaciones, todas igual de equivocadas y ridículas: que fue por que el gobierno enveneno el agua, que fue porque las vacunas del papiloma humano no son seguras e incluso que fue porque estuvieron invocando espíritus con la tabla ouija

Eso no significa por supuesto que las niñas no estén en realidad desmayándose y que sus familias no estén en realidad sufriendo de preocupación: los síntomas son reales, pero las causas son psicológicas. Estos casos tienden a desparecer cuando la prensa deja de prestarles atención, es casi como el capitulo de Los Simpsons en donde los anuncios cobran vida, solo que en lugar de anuncios tenemos niñas desmayadas y paranóicos de izquierda culpando a las vacunas. ¿la solución? tener en observación a los casos más “críticos” y dejar de prestarle atención al tema. 

treehouseofhorror6_02

Soy Kent Brockman, informando desde Carmen de Bolivar.

Sucedió en México, ha sucedido en Tanzania, sucedió en Portugal y va seguir pasando en el mundo porque así es el ser humano: sugestionable. Sobre todo las niñas de colegio. Lo que si no puede pasar es que nos montemos ahora todos en el bus de la paranoía y la conspiración y que sin pruebas y por miedo dejemos de vacunar a nuestras niñas contra el VPH. La vacuna se ha demostrado segura en todos los ensayos clínicos y dentro de sus efectos secundarios no se encuentran desmayos contagiosos y en cambio si se ha mostrado muy efectiva en la prevención del cáncer de cuello uterino, esta sí una enfermedad real y terrible. 

Dejemos de pararle bolas pues a las niñas que se desmayan y sigamos hablando de Andrés Sepúlveda y sus poderes sobrenaturales de ‘hackeo’. 

 

Anuncios


Categorías:Mala prensa, Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: